Fernando no era un hombre de homenajes

Fernando no era un hombre de homenajes

Fernando no era un hombre de homenajes. Sin embargo, y seguramente a su pesar, aquí está el nuestro.

Soy deudora, y muchos de ustedes también, de su manera de hacer y pensar. Era un hombre eminentemente teórico y compartí con él momentos vitales de un gran calado intelectual y profesional. Quiero recordar especialmente y mentar, hoy, aquí, nuestras reuniones de LAS MUSAS. Para quien no las conozca, eran sesiones de debate de carácter multidisciplinar, pretendidamente periódicas (esto era lo que peor nos salía) que nos ponían a todos a pensar. Fernando nos pasaba siempre, para cada sesión, artículos de distintos autores y, así, aprendí a  leer a Peter M. Jackson, Appadurai, Hainard, Sharon Macdonald, Pedro Lorente, Sven Ouzman o Anthony Shelton entre otros del panorama nacional e internacional. LAS MUSAS pasaron con el tiempo de la “clandestinidad” a la oficialidad cuando conseguimos, con el respaldo de la Gerencia de Museos, reunirnos en horario de mañana dentro de la jornada laboral.

Y ahora… un paso más. Para continuar ese camino ¿no está bien que nazca el Aula de museología crítica?, ¿y no está bien que le pongamos el nombre de Fernando Estévez, quien las lideró y promovió en vida durante tantos años?.

Para terminar quiero significar que, como intuía que me podía tocar hablar de él y encontraba que era hasta cierto punto arrogante y hasta cierto punto injusto porque la oportunidad me la daba el cargo que ocupo, puse en marcha una estrategia para que también hablaran todos los que forman parte de Museos de Tenerife y aquí está el resultado.

Carmen Dolores Chinea Brito, Subdirectora del Museo de Historia y Antropología. Sede de Casa de Lercaro, en la inauguración del Aula de Museología Crítica Fernando Estévez el pasado 4 de octubre de 2017.

Volver